lunes, 8 de noviembre de 2010

Sobre estándares abiertos e interoperabilidad

Este post tiene una única finalidad, evitar que Antonio Espinosa me diga “me debes un post” cada vez que me tome unas cañas con él :P
Aparte de eso, el origen, ya tardío y obsoleto es una noticia que publicó El País titulada “por los planes de la Unión Europea de favorecer los programas libres de patentes”

En su día publiqué en Twitter que la noticia me parecía una mezcla de “churras” y “merinas” en el mismo artículo.
En mi opinión se mezclan conceptos variados para tratar de encajar una conclusión sobre lo guay que es el software libre, pero los argumentos me chirriaron un poco. No sé si es que había pocas líneas o poco espacio para desarrollar la noticia pero me sonó todo raro.
Y que conste que no necesito conclusiones sobre lo bueno que es el software libre, que eso ya lo sé yo y Antonio Espinosa lo dice en su post “El mundo es libre ¿no?" :)

El problema que le vi al artículo de El País es la interpretación de la interoperabilidad, y luego ya viene la mezcla con estándares abiertos, software libre, patentes, etc.

La interoperabilidad es un concepto que está intimamente ligado con el principio de neutralidad tecnológica y ambos conceptos suelen ser mal entendidos. Ya he tenido varias ocasiones de comprobarlo.

La interoperabilidad es un requisito que está recogido en la Ley de acceso electrónico de los ciudadanos a la administración: (la negrita es mía)

Artículo 41. Interoperabilidad de los Sistemas de Información.

Las Administraciones Públicas utilizarán las tecnologías de la información en sus relaciones con las demás administraciones y con los ciudadanos, aplicando medidas informáticas, tecnológicas, organizativas, y de seguridad, que garanticen un adecuado nivel de interoperabilidad técnica, semántica y organizativa y eviten discriminación a los ciudadanos por razón de su elección tecnológica.

Artículo 42. Esquema Nacional de Interoperabilidad y Esquema Nacional de Seguridad.
(...)
4. En la elaboración de ambos Esquemas se tendrán en cuenta las recomendaciones de la Unión Europea, la situación tecnológica de las diferentes Administraciones Públicas, así como los servicios electrónicos ya existentes. A estos efectos considerarán la utilización de estándares abiertos así como, en su caso y de forma complementaria, estándares que sean de uso generalizado por los ciudadanos.

No es un concepto sencillo de entender pero me gusta mucho la definición que hizo Fernando Acero considerando la interoperabilidad desde tres dimensiones espaciales: vertical, horizontal y temporal en este post. Definiciones que copio, tal cual, a continuación:

Vertical: es decir, que nuestros datos han de ser interoperables con nosotros mismos, por ejemplo, para que se puedan usar sin restricciones dentro de nuestra organización, o para que los podamos usar sin trabas con los distintos programas que usamos normalmente. Por ejemplo, que podamos insertar un gráfico realizado con el programa de diseño A en una página del procesador de texto B.

Horizontal: que es la que que nos permite intercambiar información con otras organizaciones y usuarios sin trabas de ninguna clase. Esta dimensión es posiblemente la más evidente y es la que nos permite que la información que elaboramos esté disponible para el mayor número de usuarios posible.

Temporal: que es la que nos garantiza que nuestros datos serán accesibles en el futuro a pesar de los cambios en la tecnología. Quizás esta dimensión temporal de la interoperabilidad es la que se encuentra más relacionada con la neutralidad tecnológica, o con nuestra capacidad de cambiar de tecnología, sin que ello suponga unos costes inadmisibles, o la pérdida de los datos almacenados hasta ese momento.

En definitiva, la interoperabilidad implica, entre otras cosas, la no discriminación por razón de la elección tecnológica y el uso de estándares abiertos o de uso generalizado para los ciudadanos y no “va” de programas de software libre o software privativo, otra cosa es que la interoperabilidad sea más factible con los programas opensource por el uso de formatos interoperables por defecto en ese tipo de programas.

Por cierto, Fernando Acero escribió una serie de post sobre la interoperabilidad, todos muy interesantes y también lo son los comentarios a los mismos. Pueden consultarse en los siguientes enlaces todos:

http://www.kriptopolis.org/interoperabilidad-1
http://www.kriptopolis.org/interoperabilidad-2
http://www.kriptopolis.org/interoperabilidad-3
http://www.kriptopolis.org/interoperabilidad-4

viernes, 17 de septiembre de 2010

Software libre y cambio de paradigmas

Somos abogados, qué le vamos a hacer. No todo el mundo puede ser programador, community manager, teleco, experto en SEO....Sin embargo, cuando tenemos ideas las generamos a través de mapas mentales en freemind. Nuestros blogs emplean wordpress, la plataforma de publicaciones más extendida a nivel planetario. Salvo en el caso de que exigencias laborales lo requieran, y aun así es salvable, cuando escribimos, editamos una hoja de cálculo o diseñamos una presentación, lo hacemos en Openoffice. Por defecto empleamos Firefox en nuestra navegación y tenemos instalados Ubuntu (y Debian) en nuestros equipos. No somos radicales del opensource. También nos gusta Mac y reconocemos que cuando nos iniciamos en el mundo de la informática Windows 95 jugó un gran papel ;-). Entre otras, por estas cuestiones, nos llaman abogados frikis, pero en realidad este es un apelativo que, aunque nos gusta, no explica del todo las implicaciones que tiene para nosotros optar por hacer un uso intensivo de las tecnologías en nuestra vida (profesional o no), y mucho menos explica nuestra preferencia y apoyo hacia el software libre.

El software libre, a diferencia de otro tipo de tecnologías, tiene una serie de elementos intrínsecos que ligan con nuestra cultura, nuestra forma de pensar o de vivir. Cuando hablamos de software libre hablamos de nuestra idea de procomún, o si se prefiere de nuestra idea de conocimiento libre o compartido y de su lugar como derecho en la sociedad, como fin o como medio del individuo.

El carácter innovador del software libre no es técnico sino jurídico (y no es que barramos para casa). La libertad que se otorga sobre el programa a los receptores del mismo, ese libre acceso al código del programa así como la libertad de transformación y difusión del mismo, con todas las implicaciones de construcción colectiva del conocimiento que ello implica, así como la amplia cesión de derechos de propiedad intelectual por parte del creador o creadores del programa a terceros. Ese es el carácter innovador.
Nosotros, como abogados, bien sabemos que el Derecho en particular, y los hechos sociales en general no asimilan los cambios de paradigmas con la velocidad y facilidad con la que se producen en el mundo tecnológico.

La tecnología que hay detrás del software libre es de código legal y social, no de programación, por lo que los hechos que visualizan su expansión no son de carácter cuantitativo (número de aplicaciones desarrolladas bajo licencias libres, volumen de negocio generado con código abierto, etc.) sino de carácter cualitativo, como es la difusión de valores asociados al Open Source.

Precisamente, cuando en el año 1977 Inglehart describe los cambios culturales de las sociedades industrialmente avanzadas como "La Revolución Silenciosa", de lo que da cuenta es de un cambio de valores en un paso del materialismo al postmaterialismo. En esta nueva era las sociedades dan prioridad a elementos como la autorrealización (algo muy ligado a la Ética Hacker de Himanen), el aprecio por las ideas, la difusión libre del conocimiento y un mayor compromiso por lo social. En nuestra opinión esta es la base de la verdadera revolución en la que el software libre ha jugado el importante papel sirviendo de punta de lanza a la hora de abrir camino a una nueva forma de generar y distribuir la riqueza. Un nuevo modelo económico del que se nos antoja muy difícil echar marcha atrás.

Reflexión conjunta de:
Juan Carlos Álvarez Cepeda
Elena Pérez Gómez
Published with Blogger-droid v1.5.9

sábado, 21 de agosto de 2010

Factores de la gestión del conocimiento


Hoy me ha dado por matar el calor releyendo la UNE 412001. Es una guía práctica de gestión del conocimiento.
Dejo por aquí un resumen de la norma con algunos de los factores que pueden suponer un obstáculo en una organización a la hora de implantar un cambio estructural para la gestión del conocimiento.

Tiempo y prioridad:
  • El significado de capturar y compartir conocimiento implican TIEMPO

Diferencia entre las acciones y la comunicación de la dirección:
  • Es necesario un apoyo por parte de la dirección. La falta de liderazgo por parte de la dirección a la hora de comunicar y resaltar la importancia de la gestión del conocimiento provoca que pierda su eficacia.
  • Error típico: los responsables de la organización tienden a poner énfasis en otras áreas o una simple acumulación de iniciativas, lo que provoca la pérdida de eficacia de la gestión del conocimiento.

"El conocimiento es poder":
  • El hecho de que exista un ambiente competitivo en muchas organizaciones provoca el acaparamiento del conocimiento al considerarse por los trabajadores como poder y seguridad la retención de dicho conocimiento.

Falta de ejemplaridad en compartir conocimiento:
  • Los directivos deben ser ejemplo a la hora de compartir conocimiento.
El conocimiento se transmite a través del lenguaje
  • Lo cual implica un lenguaje corporativo común para describir las experiencias

"Amnesia" de la organización:
  • Las organizaciones fallan en retener el conocimiento adquirido y las lecciones aprendidas en el pasado. La gente que tenía conocimiento se va y no deja nada documentado para facilitar la continuidad y consulta.
Mucho énfasis en la tecnología o tecnología de apoyo inadecuada
  • Y este me encanta: el valor del conocimiento no está sólo en el acceso al medio sino en las interacciones humanas que el medio facilita.
Cmo digo, es un resumen extraído de la UNE 412001:2008 lo cual puede implicar una posible descontextualización de los factores que aquí resumo. Con lo que me gusta a mí que me lo contextualicen todo :) Pero, desde mi punto de vista, son algunas premisas básicas de partida para llevar a cabo una buena gestión del conocimiento en una organización.

miércoles, 14 de julio de 2010

Propiedad intelectual, cylons y vampiros

En uno de esos momentos de debates jurídico vitales que nos planteamos en el despacho, esta mañana @Alvarezcepeda y yo, hemos llegado a plantearnos de quién sería la titularidad de los derechos de propiedad intelectual de una obra realizada por un replicante creativo de Blade Runner (pongamos un replicante poeta). Los derechos de propiedad intelectual, ¿serían del replicante o del creador del replicante?
Todo ha empezado por un planteamiento jurídico acerca de los derechos morales de autor sobre el software libre.
Cómo hemos llegado de la propiedad intelectual del software libre a los derechos de autor de los replicantes son cosas que pasan.
Lo cierto es que no estoy tan familiarizada con los replicantes como con los cylons porque, en el caso de los cylons, no me cabe ninguna duda de que los derechos de autor pertenecen al cylon por muchas razones que ahora no tengo tiempo de explicar.
El caso es que, aunque no directamente relacionado con la propiedad intelectual, me he acordado de otro planteamiento que me hice hace tiempo tras leer un libro de la cazavampiros Anita Blake en el que me planteaba cuestiones importantes legales del mundo vampírico :)
Lo repesco aquí, aunque ya no sea ese el último libro de la saga que me he leído:


"En el último libro que leí de la Cazavampiros Anita Blake, “El cadáver alegre”, Anita dejaba entrever con cierto secretismo que estaban preparando ya legislación para regular la situación legal de los vampiros, zombis y demás seres muertos que, en ese momento de la saga, están en el absoluto limbo legal.
No sé cómo habrá quedado el tema en los siguientes libros de la saga porque todavía no los he localizado en la editorial Giagamesh (...)Ya se sabe cómo son estos temas hasta que un proyecto de ley sale adelante…
Sin destripar mucho el argumento, en “El Cadáver Alegre”, la hechicera Dominga Salvador se aprovecha de ese vacío legal para hacerle verdaderas perrerías a algún que otro zombi. A Anita no le hace ni puñetera gracia, es verdad.
Yo me imagino que en esa regulación legal que está pendiente de salir adelante, si es que llega, se tendrá en cuenta no sólo los derechos de estos seres sino también sus obligaciones y que, por tanto, habrá una regulación penal para determinar su imputación en delitos.
Hasta ahora Anita Blake, la Cazavampiros, se encarga de ejecutar a los vampiros si se pasan de la raya. No hay presunción de inocencia ni juicio justo. Se los carga (...)Esa regulación pendiente podría dejar en el paro a Anita como cazavampiros."


¿Es complicado verdad? Tratar de aplicar la normativa existente a una realidad (ficción) que va por delante de esa norma.
Y ojo con la ficción que ya he leído casos de expropiación forzosa en Second Life...
A veces con la Ley de Propiedad Intelectual y el software libre nos pasa lo mismo pero, mientras la norma no se adapte a la realidad, habrá que interpretar la norma con lo que tenemos ;)

viernes, 9 de julio de 2010

¿Tienen los vampiros derecho a la propia imagen?

Estreno otro blog y lo hago retomando una pregunta que nos surgió un día cañas pero que me gustó como evolucionó y la repesco como estreno.

¿Tienen los vampiros derecho a la propia imagen?

Cuando formulé la pregunta una amiga (María) me contestó “no tienen imagen…eso para empezar”
María es una persona cabal y razonable y lo demuestra el hecho de que entre conmigo en este tipo de debate.. así que entiendo que esa puede ser una respuesta lógica.
Pero pienso que, Ángel, a pesar de ser un vampiro y no verse en los espejos, sí que sale en las fotos, así que puede exigir derechos de imagen.
Ahora bien, ¿los reclama él o los reclaman sus herederos? En principio, es una persona muerta así que si aplicamos la Ley Orgánica de Protección civil de derechos al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen, la protección de sus derechos corresponde a quien la persona fallecida haya designado en su testamento. Si afirmamos que esto es así, ¿a quién habría designado Ángel? ¿A Buffy? (no viene a cuento pero sería romántico que hubiera caído en un detalle así ¿verdad?)
Pero aquí es donde llega una vuelta de tuerca más, aportada por María porque ella afirma que los derechos de imagen de Ángel podría exigirlos el vampiro que lo convirtió. Entonces, ¿sería Darla quien pudiese reclamar los derechos de imagen de Ángel?
Si lo sé, es tan complicado en un mundo con tanta estaca de por medio. De repente viven 300 años y en 5 segundos todo a la mierda por un trozo de madera...
Si yo fuera vampiro (que no digo que lo sea :) igual promovería una fundación para velar por los derechos de imagen de los vampiros convertidos en polvo (porque fallecidos ya estaban)